09
Ene
2017

¿Cómo aprovechar las sobras de Navidad o comidas familiares?

Entre que hemos hecho manga ancha en la cesta de la compra y nos hemos dejado llevar por los caprichos, pasadas las fiestas nos encontramos con la despensa y la nevera llena de alimentos que no nos ha dado tiempo a consumir, y que bien vale la pena aprovechar. Por tanto, es momento de agudizar el ingenio e idear recetas que nos ayuden a reutilizar todo aquello que nos ha sobrado para transformarlo en platos apetitosos y saludables. Como después de fiestas toca volver a la normalidad, hemos de pensar en los platos adaptados a nuestro equilibrio calórico diario, con poco contenido graso.

Por DKV Seguros

0

Serie: Menús navideños

Para empezar, hemos de pensar en una buena conservación de las viandas. La refrigeración es para un tiempo limitado de unos días, y varía según el tipo de alimento, siendo las carnes y los pescados frescos los que aguantan menos, tres y dos días respectivamente. Las sobras de platos cocinados, antes de meterlos en la nevera, se han de dejar enfriar, pero sin superar la hora. Y si queremos que aguanten un largo periodo de tiempo hemos de optar por la congelación.

Aperitivos

El jamón y las gambas son dos alimentos muy presentes en los aperitivos de las cenas o comidas de Navidad. El jamón sobrante lo podemos convertir en virutas y añadirlo a cremas de verduras y deliciosos salteados con verduras como, por ejemplo, guisantes o espinacas con jamón. Con respecto a las gambas, mejor comprarlas ya congeladas para poder consumirlas con mayor garantía de conservación las semanas posteriores a las fiestas. Siempre podemos elaborar deliciosas ensaladas, revoltillos o salteados de verduras con gambas, como por ejemplo, revoltillo de ajos tiernos con gambas.

Carnes

Si ha sobrado pavo o pollo podemos cortarlos a dados para combinarlos con lechuga u otra verdura de hoja y frutas como la piña o el mango y elaborar apetitosas ensaladas. Una opción que puede ser bien recibida por toda la familia es desmenuzar las sobras de carne y con ellas hacer un Wok con verduras o incluso fajitas. Si las sobras son de cordero, podemos aprovecharlo para hacer gran variedad de platos.  Si lo troceamos primero, lo podemos salpimentar y combinar con cebolla rehogada, acompañando este salteado de un vasito de arroz basmati. Por otro lado, con este mismo cordero podemos elaborar un trinchado con corazones de alcachofa, setas o espárragos verdes.

Pescados

El pescado es también un alimento estrella en la mesa navideña, pero es un alimento delicado y conserva sus propiedades durante un espacio corto de tiempo, y más si no se conserva de forma apropiada. Por tanto, si hemos comprado más de la cuenta, mejor congelarlo antes de cocinarlo y justo el mismo día de su compra, o si las sobras son de pescado ya cocinado, conservar en nevera y consumir al día siguiente. Se pueden utilizar los restos de merluza o bacalao, para elaborar un pastel de pescado o pimientos rellenos. Con las sobras de pescado también se puede hacer una buena sopa, perfecta para la época de frío.

Valgan estos consejos para aplicarlos no sólo después de las fiestas navideñas sino también el resto del año como medida de aprovechamiento máximo de los alimentos que adquirimos en nuestro día a día.


Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical


Si te gusta el artículo y quieres recibir más información: suscríbete

0

Etiquetas:    


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *