Capsaicina. Virtudes y propiedades del picante

La capsaicina es el componente responsable de la sensación picante de los pimientos de la familia Capsicum, como la guindilla o el chile. Este compuesto estimula los receptores sensoriales de dolor en la boca, provocando la consiguiente liberación de endorfinas destinadas a neutralizarlo, y apareciendo entonces cierta sensación de placer y euforia.

Miniatura

El picante provoca la liberación de endorfinas destinadas a neutralizarlo, apareciendo cierta sensación de  placer y euforia. Este puede ser el motivo por el que a muchas personas les guste tanto el picante. Al margen de la sensación de ardor y picor, la capsaicina tiene ciertas propiedades, unas buenas y otras no tanto.

¿Qué debemos saber del picante?

Ingerir alimentos picantes provoca la liberación de endorfinas y aparece sensación de placer.

  • Favorece la conservación de los alimentos. Desde la antigüedad se ha utilizado el picante para conservar los alimentos, así como para encubrir el sabor de alimentos que no estaban en muy buen estado. A la capsaicina se le atribuyen, en cierta medida, propiedades anti-microbianas y anti-fúngicas, inhibiendo el desarrollo de determinados patógenos. Además se sabe que la capsaicina tiene efecto antioxidante y puede evitar la oxidación de algunas grasas de los alimentos y favorecer su conservación.
  • Estimula las secreciones digestivas favoreciendo el proceso de la digestión. Eso sí, todo depende de la cantidad, pues una ingesta excesiva es muy probable que produzca alteraciones bioquímicas y dañe la mucosa gástrica. Por otro lado, no se recomienda su consumo en aquellas personas que ya presenten gastritis o úlcera de estómago, por ser un irritante de la mucosa del estómago.
  • La capsaicina tiene el efecto de reducir la transmisión del impulso nervioso de dolor. Es una herramienta muy útil para ayudar a inhibir el dolor en personas experimentan dolor crónico intenso debido a un nervio dañado. Se utiliza en forma de pomada o parches, como medicamento analgésico de uso tópico, aunque la exposición prolongada puede producir sensación de quemazón cutánea.
  • Modifica la sensación gustativa. Esto es debido a su acción sobre los canales de potasio de las papilas gustativas.
  • Tiene efecto termogénico. La capsaicina aumenta la temperatura corporal, y algunos estudios también sugieren que aumenta el gasto energético. Pero no por ello se debe afirmar con rotundidad que ayuda a reducir peso corporal.
  • Puede ayudar a reducir el uso de sal en la dieta. El picante otorga tal intensidad al plato que no crea la necesidad de añadir otros condimentos como la sal. Con moderación, puede ser una buena alternativa para aquellas personas que han de seguir una dieta pobre en sal.

Al igual que otros compuestos presentes en los vegetales, capsaicina, el picante de la guindilla, se sigue estudiando en la actualidad, para encontrar posibles efectos beneficiosos en el tratamiento de  determinadas enfermedades humanas, pero aún queda mucho por descubrir.

Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical


Entradas relacionadas