Hábitos que hacen que tu dieta sea más saludable

Desayunar mucho y cenar poco

Conforme avanzan las horas del día lo normal es que necesitemos menos energía. El desayuno debe ser importante porque la mañana es la parte donde más calorías se queman y más activos están músculo y mente. Conforme llegamos a la noche, a no ser que hagamos deporte, nuestro cuerpo no necesita tanta energía y colmarlo de calorías solo hará que éstas se almacenen.

Dos piezas de fruta al día

Porque de algún lado debemos de sacar las vitaminas y minerales y la fruta es la forma más cómoda y eficaz de asegurar un aporte de micronutrientes. Ve cambiando cada día de fruta, cuanta más variedad y colores mejor.

El agua debe ser la bebida habitual

Y deja las bebidas azucaradas o con alcohol: el agua es el mejor alimento para hidratarnos además de no tener calorías. El no tener gas también ayuda con la digestión de los alimentos. Acostumbrarse a beber agua durante las comidas es uno de los mejores hábitos.

La cena no debe hacerse muy tarde

Lo ideal es un par de horas antes de acostarte: así evitarás que la digestión interfiera en la calidad del sueño. Como hemos dicho antes, conforme se acerca la hora de acostarnos disminuye la necesidad de introducir energía en el cuerpo. Cenas livianas y ligeras mejoran notablemente la calidad del sueño.

La cesta de la compra debe estar llena de alimentos frescos

Abandona las frituras y alimentos procesados: sin duda las frituras son el multiplicador de calorías y grasa en la dieta, limitar las frituras a 1-2 veces por semana es la mejor opción. En el otro extremo está el consumir alimentos frescos, que hace que no se pierdan nutrientes por el camino y tanto vitaminas como minerales se aporten de manera íntegra.

Etiquetas: Comer mejor


Entradas relacionadas