Correr y gimnasio, una buena combinación

Las sesiones de fuerza en el gimnasio son un buen complemento para el corredor: mejoran marcas y previenen lesiones.

Miniatura

El gimnasio y las pesas son el complemento perfecto para el corredor. Si queremos rendir al máximo, cuanto más fuertes estén nuestros músculos, mejor. Ir al gimnasio no significa coger mucho volumen y ganar mucho músculos, sino activar más fibras musculares y mejorar el tono muscular.

Unos músculos fuertes significan más apoyo a los tendones y articulaciones, con lo que reducimos la probabilidad de lesiones, sobre todo cuando salimos a correr más de 30 minutos, donde hay mayor sobrecarga por los impactos del pie contra el suelo.

Y no solo nos centraremos en los músculos de las piernas cuando vamos al gimnasio, abdominales y lumbares son dos grupos musculares muy importantes que soportan la zona media y que deben estar fuertes para equilibrar la zona superior y la inferior.

Lo ideal es ir al gimnasio uno o dos días por semana y hacer un circuito de fuerza que incluya los principales grupos musculares: piernas, pectoral, hombros, espalda, abdominales y lumbares. Si vamos dos días, podemos dedicar uno solo a piernas y otro al resto del cuerpo.

Y, recuerda, lo importante no es coger mucho peso, sino hacer el ejercicio bien y poco a poco ir subiendo peso, pero siendo conscientes de que hacemos el movimiento rápido, que es lo que nos interesa para la carrera.

Imagen | Garen Meguerian

Etiquetas: Deportes uno a uno Gimnasio


Entradas relacionadas