Deporte y diferencias por sexos

Cromosoma X, cromosoma Y, estrógenos , testosterona, progesterona… no son sólo palabras que en algunos casos pueden sonar a ciencia ficción, sino que este conjunto de letras determinan el futuro de la persona. Ser hombre o mujer viene determinado por una serie de procesos que afectarán a muchos niveles, entre ellos la anatomía o la psicología.

Miniatura

Pelvis, hormonas, grasa…

Las circunstancias con las que se encontrará un hombre o una mujer en el ámbito deportivo varían empezando por la anatomía y la fisiología. Las mujeres presentan una pelvis más ancha y el fémur con rotación interna lo que predispone a lesiones de rodilla, como el síndrome femoropatelar por ejemplo.

Fisiológicamente las hormonas intervienen directamente en el ciclo menstrual, cosa que no existe en los varones. En el momento de la menstruación se reduce la capacidad de nutrir a los músculos de forma adecuada, lo cual puede llevar a una fatiga más temprana. Por tanto, en según en qué momento del ciclo, habrá que tener en cuenta la intensidad con la que se entrena.

Estas mismas hormonas intervienen en el metabolismo del calcio, que tiene relación directa con la fortaleza de los huesos. Es por ello que se aconseja una práctica regular y constante de actividad física durante la adolescencia y juventud ya que ello ayudará a prevenir los efectos nocivos de la osteoporosis, cuando ésta llegue.

Respecto a grasa vs musculo, los hombres, gracias a la testosterona, presentan más masa magra o músculo  que grasa, en general. Debido a ello las féminas tienen un menor nivel de consumo de calorías.

Por esa misma razón, en igualdad de condiciones nuestra eficiencia en el deporte es menor.

A nivel psicológico

Aquí también existen diferencias, las chicas suelen preferir actividades en grupo, en el que exista un componente social mientras que los hombres se focalizan más a actividades individuales y con cierto grado de competitividad.

Las motivaciones, sobre todo de inicio, también varían. Se han hecho varios estudios valorando este hecho y las conclusiones, generalizando, se podrían dividir en salud o retos. Las mujeres son las que piensan en la salud como motivo principal para empezar a “sudar la camiseta” mientras que el hombre lo hace para superarse a sí mismo.

Alimentación

En cuanto a alimentación aquí las diferencias podrían diluirse bastante. Las necesidades para unos y para otro son bastante parecidas con alguna excepción, sobretodo en según qué etapas vitales, como en la menopausia  donde se requiere de un aporte mayor de calcio.

Dra. Eva Ferrer Vidal-Barraquer - Especialista en Medicina Deportiva - Médico consultor de Advance Medical

Etiquetas: Consejos deporte y salud Eso que nos diferencia de ellas


Entradas relacionadas