¿Ayudan los tratamientos psicológicos a dejar de fumar?

Dejar de fumar es una decisión muy compleja por el componente adictivo que tiene este hábito. El apoyo de los profesionales de la psicología puede ser muy importante tanto para acompañar el proceso de abandono como para evitar posibles recaídas una vez que se ha dejado el cigarrillo.

La mayoría de los fumadores realizan intentos para dejar de fumar por su cuenta, y solo cuando fracasan consultan con un profesional. Las evidencias acumuladas muestran que lo ideal es combinar la terapia psicológica con la terapia farmacológica, porque de esta manera se abordan de forma simultánea la adicción física y la psicológica, lo que multiplica las posibilidades de éxito.

Dentro de las terapias psicológicas, las más utilizadas en el tratamiento del tabaquismo son las técnicas conductuales. Estas técnicas intentan acompañar el cambio en la conducta de la persona que quiere dejar de fumar, con los siguientes objetivos:

  • Aumentar su motivación para abandonar el tabaco;
  • Reforzar su decisión de no fumar;
  • Dotarle de estrategias que le faciliten dejar de fumar y mantener la abstinencia;
  • Prevenir las recaídas.

Etiquetas: Tabaquismo


Entradas relacionadas