Enfermedades de transmisión sexual en el hombre

Miniatura

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) en el hombre son una serie de enfermedades causadas por diferentes bacterias, virus, hongos o parásitos que se transmiten de persona a persona al mantener relaciones sexuales, ya sea con mujeres o con otros hombres. La mayoría de las veces estas enfermedades no acarrean graves consecuencias y se suelen solventar con los tratamientos adecuados, pero son molestas y se transmiten con facilidad si se mantienen relaciones sexuales sin protección.

Las principales ETS en el hombre son las siguientes:

  • uretritis
  • herpes genital
  • condilomas
  • balanitis
  • sífilis
  • pediculosis genital
  • sarna

Uretritis

La mayoría de las uretritis son de origen bacteriano y los principales microorganismos que las causan son la Chlamydia trachomatis y la Neisseria ghonorrhoeae, también llamada gonococo. En muchas ocasiones las uretritis están producidas simultáneamente por la Neisseria ghonorrhoeae y por la Chlamydia trachomatis. La infección aislada por el gonococo es lo que se denomina gonorrea. Los síntomas se manifiestan a los pocos días de haber mantenido relaciones sexuales sin protección como una sensación de escozor al orinar, disuria y en ocasiones urgencia para orinar, así como la presencia de secreción a través de la uretra, blanquecina o amarillenta, espesa y mucosa, especialmente por las mañanas. Las infecciones uretrales de repetición pueden causar problemas de estenosis de la uretra a causa de la inflamación continua que padece su mucosa. El diagnóstico es clínico, observando la secreción, y se suele dar una combinación de antibióticos que sea eficaz contra las dos principales bacterias causantes de la uretritis.

Herpes genital

El herpes genital es una ETS producida por un virus de la familia de los herpes que causa en los genitales una erupción formada por pequeñas ampollas que provocan picor y dolor. El virus del herpes se puede transmitir mediante relaciones genitales, orogenitales o anogenitales, y una vez contraído se queda en estado latente dentro de las células y puede ir reapareciendo a lo largo de la vida. Los lugares más habituales donde aparecen las vesículas rojizas son el glande, el cuerpo del pene y el escroto, pero también pueden verse en el periné, el ano o la cara interna de los muslos. Causan picor y pueden dar lugar a llagas dolorosas. El diagnóstico se basa en la observación de las lesiones y se da tratamiento para el picor y medicación antiviral vía oral y tópica.

Condilomas

Los condilomas están causados por el virus del papiloma humano (VPH), sobre todo los tipos 6 y 11. Se contagian al contactar piel con piel, no es necesario que haya penetración, y se producen unas verrugas blandas en los genitales externos, perineo y zona perianal, ya sean aisladas o bien agrupadas en racimos. No suelen dar síntomas salvo picor ocasional. El diagnóstico es la visualización de las lesiones y el tratamiento se basa en eliminarlas mediante pomadas, crioterapia, láser, electrocoagulación o incluso cirugía si es preciso.

Balanitis

La balanitis es una inflamación del glande y el prepucio y suele estar causada por bacterias y por hongos. Aparecen unas lesiones en el glande que suelen ser aisladas, rojas, húmedas y dolorosas. En la balanitis por bacterias puede haber supuración de las lesiones y las causadas por hongos suelen ser lesiones más pequeñas y sin relieve. El diagnóstico es igualmente visual y el tratamiento se basa en el uso de pomadas bien con antibióticos asociados o no a corticoides, bien con antifúngicos.

Sífilis

La sífilis está causada por una bacteria llamada Treponema pallidum y se contrae al entrar en contacto los genitales con una lesión sifilítica. En la primera etapa de la enfermedad aparece la lesión clásica, la úlcera llamada chancro, en general en pene, escroto, periné o ano, a las tres semanas de mantener la relación sexual sin protección. La enfermedad, si no se trata, puede progresar a otras fases con mayor afectación del organismo a nivel cutáneo, osteoarticular, cardiovascular y cerebral. El diagnóstico se basa en la observación de las lesiones y el cultivo de la bacteria y en las etapas iniciales se puede tratar sin consecuencias graves con penicilina.

Pediculosis

Las ladillas o pediculosis genital está causada por el Pthirus pubis, un parásito del ser humano que afecta al vello púbico, aunque puede verse también en periné, tronco, axilas o muslos. Generalmente se contagia por contacto directo con otra persona infectada durante las relaciones sexuales. El principal síntoma que produce es un picor intenso de predominio nocturno. El diagnóstico se basa en la observación de los parásitos en el vello púbico y la infección se trata mediante cremas, lociones o champús. Si una semana después de realizar el tratamiento aún se observan liendres o ladillas, conviene repetir nuevamente el tratamiento. Conviene lavar en seco o con agua muy caliente toda la ropa de cama, toallas, pijamas y ropa interior del paciente infectado.

Sarna

La sarna es una infección producida por el parásito Sarcoptes scabiei, un ácaro parásito que infecta la piel del hombre y se reproduce en ella. Para el contagio es necesario un contacto íntimo y directo de piel a piel. Aparecen unas lesiones inflamatorias elevadas y rojizas que causan un picor intenso, de predominio nocturno y difícil control. Las lesiones suelen darse en los espacios interdigitales, la región perineal y sobre todo a nivel de los surcos del escroto. El diagnóstico se realiza identificando los ácaros o sus huevos en la piel del paciente. El tratamiento se basa en una loción escabicida y conviene lavar la ropa y las sábanas a unos 60ºC al día siguiente de haber realizado el tratamiento.

El uso del preservativo puede prevenir gran parte de las ETS, especialmente las causadas por virus, bacterias y hongos, siendo de poca utilidad para evitar el contagio de las ladillas o la sarna. En la mayoría de los casos, es conveniente que, si se detecta una ETS en un hombre, también reciban tratamiento adecuado para la misma sus parejas sexuales.

Equipo Médico Advance Medical

Etiquetas: Eso que nos diferencia de ellas


Entradas relacionadas