Riesgos de un parto en casa

Miniatura

Cuando una mujer llega a la recta final del embarazo, empieza a preocuparse y a tomar conciencia de lo que puede suponer el momento del parto. No es un momento fácil, ya que intervienen muchos factores de los que se debe estar pendiente. Es necesario monitorizar las constantes del feto, así como colocar una vía intravenosa a la madre por si surge algún imprevisto, sobre todo para administrar suero-terapia o fármacos en caso de hemorragia intensa.

Por qué en el hospital

Dar a luz en un centro cualificado supone minimizar los riesgos que se pueden producir durante  el parto. El recién nacido es un ser indefenso y sus primeros minutos de vida pueden llegar a ser cruciales para su desarrollo. Si surge una complicación durante el proceso, en un hospital existen los medios adecuados para atender las primeras necesidades del recién nacido. Igualmente una mamá puede sufrir complicaciones durante el parto, y si esto ocurre podrá ser atendida con mejores garantías de éxito en un hospital en lugar de si lo hace en su casa.

Hoy en día hay matronas, doulas y parteras especializadas en el parto en casa que ofrecen un parto no medicalizado y en un ambiente íntimo junto con un trato más personalizado. Es una opción, pero debe tenerse en cuenta que aunque el parto puede ser un proceso rápido, fácil, indoloro, bonito y poco medicalizado, siempre pueden surgir graves complicaciones. Por eso lo primero que debe ser es seguro, sin riesgos de infección, y sin que una mujer pueda sufrir una complicación que no se pueda solucionar.

Sin lugar a dudas, para evitar las complicaciones en mayor medida es conveniente dar a luz en un centro hospitalario, donde están los medios más cualificados. Un parto en un hospital no siempre tiene que ser excesivamente instrumentalizado, pero sí debe haber unas mínimas medidas de asepsia y de seguridad.

Dra. Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Medico colaborador Advance Medical

Etiquetas: Embarazo y parto


Entradas relacionadas